Diario Critica – Nota de tapa (Cover story)


02.06.2008 – Nota de tapa

Cover story

link a la edicion online

Exuberante. Botas, medias de red, minifalda escueta, musculosa y breteles “a lo Madonna” son las señas particulares de Luna.

Daniela Luna galerista y dueña de appetiteLa Nazarena Vélez de ArteBA 2008Sensual y provocativa dice: “Soy así como ven”. Quién es esta galerista que tiene locales en Buenos Aires y Nueva York. Sus secretos y sus habilidades para manejarse en el mercado del arte.

¿Si soy algo así como la Nazarena Vélez de ArteBA 08? ¡Guau! Bueno: no lo afirmo ni lo desmiento”, dice Daniela Luna y se ríe a carcajadas. La directora de Appetite, una galería que nació hace tres años y que ya cuenta con dos locales en San Telmo y otro en Nueva York, no sólo llama la atención con sus artistas en la feria de galerías que termina hoy en La Rural.

Además, paseó su juventud –tiene 30 años– y sus generosísimas curvas por allí, por otros espacios para el arte en el exterior y por la web, con minifaldas o como se ve en esta foto, una musculosa escotada que advierte “No puedo parar”. “La verdad –agrega– yo me siento como Daniela Luna a full.”

Sensualidad. Exuberancia. Provocación abierta. Pero ¿cómo es Daniela Luna, cómo define su look? “Me cuesta decirlo con palabras –responde–. ¡Lo peor es que soy así como me ven, de verdad! Al principio, cuando empecé con el proyecto de la galería, me guardé. Por cuestiones personales y porque la difusión de la galería se daba sobre todo a través de preguntas acerca de quién era yo, de dónde había salido, si había hecho striptease en locales nocturnos o qué. Nunca afirmé ni negué ningún rumor de ésos para que la bola de nieve no engordara por ese lado.”

Luna insiste en que lo suyo no es un personaje, pero reconoce que supo explotar su imagen a la hora de instalar a su galería. Es que ella, según cuenta, estuvo “dos horas” en la Escuela de Bellas Artes Pueyrredón y casi se muere. En cambio, pasó tres años dedicada al estudio de la administración de empresas. Y en eso anduvo bien: sobre negocios y marketing lee y construye su estrategia exitosa.

“Busco combinar lo mejor del under con lo mejor del mainstream –explica–, es decir, lo popular con lo consolidado en el mundo del arte. Invité a Pablo Siquier o a Flavia Da Rin y a artistas jóvenes desconocidos a exponer juntos autorretratos.

Para una edición de la feria Periférica en el Centro Cultural Borges repartimos volantes que decían que la fiesta oficial era en nuestro stand e hicimos un agujero en la pared: cuando la gente llegaba, los hacíamos pasar del otro lado para festejar”. Y agrega que su trabajo como promotora cultural radica en un plan a largo plazo y que eso es lo que le permite a su galería y a su proyecto crecer de manera constante.

Luna afirma: “Logré una buena relación con las galerías paquetas, puedo hablar de igual a igual. Mi trabajo, la solidez de los artistas de mis espacios, sostiene que pueda ser como se me canta”.

El stand de Appetite se distingue de los demás con tablas de planchar, bolas de espejos, peluches coloridos y fotos eróticas en un estilo irreverente. Además, en sus paredes aparecen varias de las obras que forman parte de las muestras más recientes de la galería, con artistas como Rosa Chancho y Kuki Benski. “Cuando posicioné la propuesta artística, mi look se instaló con más fuerza –agrega–. Una vez que quedó claro el esfuerzo, el valor, el interés del trabajo, empecé a disfrutar más tranquila de cómo soy”.

Sobre ArteBA 08, señaló el sábado en otra entrevista: “Las primeras veces arrasábamos con las ventas, y este año las ventas no están exageradamente mal. Antes vendíamos muchísima cantidad pero teníamos precios más bajos, ahora vendimos menos pero tenemos precios mucho más altos”.

Luna aclaró que lo que más le interesa de la feria son los contactos que se establecen. Es que además de la cantidad de gente que circula y paga los 20 pesos de la entrada, ésta es una feria en la que se venden cuadros no aptos para todo bolsillo y que permite contactos con grandes galeristas –la mayoría de las veces a través de sus representantes– de todo el mundo.

De hecho, dos semanas antes de la apertura de la feria, un coleccionista suizo compró muchos de los cuadros de Appetite, adquiriendo cantidad de obras que los artistas habían preparado especialmente para ArteBA. Contenta y con poco tiempo, Luna tuvo que seleccionar nuevo material.

En su stand expuso objetos, fotos, pinturas, videos e instalaciones de Nicanor Aráoz, Ariel Cusnir, Fabio Risso, Victoria Musotto o Yamandú Rodríguez y de los dos flamantes ganadores del primer y segundo Premio ArteBA Petrobras de Artes Visuales: Mauro Guzmán y Marisa Rubio.

Luna asegura que su estilo se basa en la exuberancia, y cuenta por qué la trastienda de su galería está a la vista de todos los que pasan por el local: “Me encanta, está viva, siempre se está moviendo”.

Esta decimoséptima edición de ArteBA cerrará hoy tras cinco días de exposición de manifestaciones artísticas de distintos lugares del mundo. Los organizadores son optimistas y creen que a las 22, cuando cierren las puertas de ArteBA 2008 y hagan números, los visitantes de esta edición serán más que los 113 mil del año pasado.